comprar Kamagra

comprar Kamagra

Adiós a Piecora

Cuando me mudé a Seattle en el verano de 1991, el primer restaurante que visité por un conocido amigo local, Piecora. Por lo que sé, lo que encontré dentro de la extensa comida compuesta de Piecora, buena cerveza, buena música,  https://www.kamagragel.es un amplio clientela de todos los tiempos, asientos siempre disponibles, kamagra sobres exactamente lo que encontraría en Seattle. Pronto me desilusionaron de esta idea por las experiencias en otros restaurantes locales clave bajo la lluvia afuera del pequeño Thai Tom, sumergiéndome en la multitud ante el mostrador de un completo irrumpió en Red Mill Burger, pasando por la eficiente puerta giratoria de Pagliacci. Sólo a medida que los años se fueron aclarando, la grandeza singular de la experiencia de Piecora.

Antes de citar detalles específicos de la grandeza singular de Piecora, permítanme aclarar una palabra del párrafo anterior. Me referí a Piecora como un restaurante, cuando en realidad es algo un poco menos y mucho mejor articulación de pizza, una que ha sido diseñada para ver y funcionar como el ideal platónico de una articulación de pizza. El espacio es clave (las juntas de pizza no requieren reservaciones), comprar Kamagra y Piecora ofreció espacio suficiente para todos y la rareza de sus amigos en Capitol Hill. (Intenta llevar a tu equipo de softbol infantil a Big Mario).

Además de (y tal vez debido a) todos los niños y familias y bandas raras en el descanso de Chop Suey, Piecora se llenó de un espíritu de profunda informalidad, energizado por una corriente obsesiva de discos de rock clásico tocados en voz alta y en su totalidad Todos los momentos favoritos de Piecora implican tirarme en un reservado a los acordes de apertura de algunas queridas canciones Stones ‘Brown Sugar’, ‘Five Years’ de David Bowie, que los siguientes 40 minutos marcharían directamente por el resto de Sticky Fingers y / o Ziggy Stardust. (Mejorando la experiencia clásica del rock: el bar completo de Piecora y una buena variedad de cervezas de barril).

Por último, está la comida. Como señaló Sócrates, incluso la pizza mala es una buena pizza, y Piecora sirve rutinariamente una pizza buena, a mitad de camino, kamagra jelly al estilo de Nueva York. En un puñado de ocasiones, todos los elementos (temperatura del horno, hambre, momento de orden, influencia lunar) se alinearon para presentarme algunas de las mejores pizzas que he probado. La mayoría de las veces, estuvo perfectamente bien. Pero el espíritu del lugar nunca flaqueó. DAVID SCHMADER

Cuando me mudé aquí ’98, mi novio y yo fuimos a dar un paseo en bicicleta un sábado desde nuestro apartamento de muebles menos cerca de Yesler Terrace a lo que nos dijeron que era’ Capitol Hill ‘. Al primer aviso de cerveza de neón que vimos, detuvimos Tomé un par de minutos para darme cuenta de que mi novio era, de hecho, el único hombre en el lugar. Estábamos en el Wild Rose. El camarero era dulce como un pastel, comprarkamagraoraljelly y cuando le preguntamos dónde podíamos conseguir un pedazo , ella sugirió la pizza de Piecora.

La voz de Piecora era perfectamente ruidosa y la risa de una aullante mermelada de la era del grunge estaba sonando en el estéreo. Y aunque nuestra mesera lucía amenazante y estaba cubierta de tatuajes, cuando nos mostró una gran sonrisa, decidí que ella era LA MEJOR camarera que ‘D alguna vez visto en mi vida. Había una pareja de foxy gay de plata en un extremo del comedor y una fiesta de cumpleaños de un niño (con globos!) En otro. Pensé que la pizza era bastante buena (yo venía de Detroit, con sus delirios de estilo Chicago) de grandeza de pizza), pero el lugar en sí mismo inmediatamente se sintió como un hogar lejos del hogar.

No muchos meses después, conseguí un trabajo en un periódico gratuito. Nuestro jefe nos cargaba con Piecora cada vez que trabajábamos hasta tarde. http://www.comprarkamagraoraljelly.es Me hice amigo de un tipo llamado Neil Rogers, que tocaba la guitarra en muchos grupos de punk, incluidos los abandonados. Cuando lo conocí, había sido un conductor de reparto. para Piecora por más de una década DOCE FRICKIN ‘AÑOS.

‘La familia Piecora fue increíble’, recordó Neil esta semana. ‘Ese trabajo me permitió tocar en bandas e ir de gira. Eran flexibles y muy músicos profesionales. Cuando estaba de gira, Joe Newton, el baterista de Gas Huffer, tomaba mis turnos’.

Neil y Joe forman parte de una larga lista de viejos músicos de Seattle que lanzaron los pasteles de Piecora, principalmente: Dave Duet (Cat Butt), Chris Pugh (Swallow, Young Pioneers), Tim DiJulio y Paul Passereli (Flight to Mars), Carrie Akre (Bondad), Mike McCready (Pearl Jam), Mia Zapata (los Gits) y Stefanie Sargent (7 Years Bitch). Y seguro, las bandas van y vienen, y los restaurantes de pizzas también lo hacen. Pero perder esa esquina en Madison y El 14 de otro nuevo edificio estéril se siente como perder otra pieza de nuestra identidad en el Capitol Hill. Los turistas del vecindario adoran recordarnos que Kurt Cobain una vez caminó por estas calles. Pero dudo que ya los reconozca a muchos de ellos. KELLY O

kamagra
kamagra

El cambio, dicen, es inevitable. Debemos aprender a aceptarlo, dicen. El cambio en Capitol Hill sigue sucediendo cada vez más rápido, y para aquellos de nosotros que hemos vivido aquí de forma intermitente durante toda nuestra vida para nuestros amigos más nuevos de Capitol Hill que aprecian los clásicos del vecindario con fuerza. Es una parte natural de el capitalismo que las empresas abren y las empresas se cierran, es una parte natural de la vida que nuestras cosas favoritas se eliminen. Pero hay un refugio en la negación. Digamos que pasamos un año entero de nuevos agujeros enormes que aparecen en los pozos de nuestros vecindarios, abriéndonos de repente donde solían estar edificios que eran como viejos amigos. Digamos que pasamos un año en el que Bill está desactivado Broadway, https://en.wikipedia.org/wiki/Sildenafil Bauhaus, el Comet, el Canterbury, North Hill Bakery, el Capitol Club, el Broadway Grill y la parada de autobús se cierran, nunca más se volverán a ver (o se volverán a abrir todos, lo cual es posiblemente peor). la la! No es gran cosa!

El cierre inminente de Piecora representa un punto de inflexión, a juzgar por las protestas en Slog y en Facebook, sin mencionar los agujeros físicos de las personas. No hay nada que hacer. La familia Piecora vendió el edificio ellos mismos, ¿y realmente puede resentirlos por tomar los $ 10.29 millones y seguir adelante con sus vidas después de más de 30 años? Respuesta: Sí. Sí, puede. ‘Probablemente sería mejor intentar sentir lo contrario’.

Respiraciones profundas. Deje que su mente deambule por las suaves paredes verde oscuro de Piecora, las cabinas tapizadas en vinilo, los manteles de plástico a cuadros rojos y blancos. Demonios, deje que su ser físico divague hasta el 15 de abril. Deje que los techos altos y el espacio aparentemente interminable, habitación después de la habitación alfombrada, tranquilízate. Bebe agua de la vieja escuela, tazas de plástico rojo con textura de guijarros. Toma una jarra de cerveza. Consigue un pastel (entero o, milagrosamente, la mitad). Piensa en las fiestas de cumpleaños, las propuestas, las estelas , la literatura se arrastra, las manifestaciones políticas tanto conservadoras (como el hermano de una Piecora) como las liberales (el hermano de la otra Piecora) que han sucedido aquí. Miren las huellas del Empire State Building, las fotos de la Estatua de la Libertad ; mira a los rockeros tatuados, a los bebés con sus padres, a las parejas en citas. Agita a Tim, el gerente, que te recuerda año tras año, incluso si solo apareces esporádicamente. Si la pizza no parece tan buena como tú recuerda, eso es solo el sabor de tristeza. Tienes que probarlo. BETHANY JEAN CLEMENT

Las ciudades son organismos vivos que respiran que evolucionan y cambian con el tiempo. El problema con los ‘lugareños’ de Seattle es que se quejan cuando Seattle creció con los cambios con las personas que van y vienen. ¡No vives en un museo! Hay un complejo de inseguridad muy real entre los residentes locales de Seattle que llevan miedo y desprecio hacia los ‘extraños’ y los cambios positivos que traen. http://www.comprarkamagraoraljelly.es Estos cambios son típicamente una afluencia de cultura, densidad y dinero. El hecho es que no había nada significativo en Piecora más que el hecho de que ha estado allí por un largo tiempo. Esa no es una razón para lamentar su pérdida.

Nota: Cualquiera que sea la gente de Seattle que piense que es ‘New York Pizza’, Piecora no lo es. La pizza de Nueva York es de corteza más fina y se hornea en un horno de carbón 900 que, contrariamente a la intuición, es más limpio que la madera o el gas.

Piecora ocupaba un lugar muy especial en mi corazón porque era una pizza muy buena hecha por (algunos muy calientes) hippies que sabían lo que estaban haciendo. comprarkamagraoraljelly El ambiente era perfecto, al igual que el Long Island Tea.

Viví en el Madison Court, a 1 minuto a pie de su excelente pizza. Favoritos: El vegetariano con ajo fresco, más salchichas o The Sweet Italian, gracias a Old World Meats en Ballard, su proveedor durante años.

Estos chicos fueron geniales para trabajar y un gran lugar para comer algo rápido. Eran un gran negocio de la comunidad, los propietarios conocían a la mayoría de las personas y familias de la zona por su nombre. Ellos tuvieron una buena carrera, y merecen retirarse y disfrutar los frutos de su trabajo. kamagra jelly Para los críticos de pizza. Bah. Ve por tus pagliacci y Starbucks en Bellevue y haz que todos en la colina estén contentos. No te gusta y no le gustas. Es el tipo de desalmados que revisan mal en aullido sin siquiera molestarse en hablar con la empresa si tiene un problema. Lugar especial en el infierno para ti. Gracias a Pieccora por ser excelente en esta comunidad, excelente para trabajar y todo lo que hizo por todos estos últimos treinta años. ¡Mereces cada centavo y cada minuto de relajación que te llega!

Todos ustedes pueden tomar sus comentarios y guardarlos para ustedes mismos. No tienes idea de lo que fue la familia para abrir, mantener abierta y cerrar el lugar. comprar Kamagra Es una pena que un montón de pinchazos críticos blogueen sus sentimientos debido a su egoísmo para ser escuchados. Consigue una vida y vivela. esto es solo para aquellos que sintieron la necesidad de golpear, golpear y poner su culo pretencioso para patear (Marcia es la líder de la manada que se gana la vida). Pequeña hermana Piecora

No entiendo la idea del ‘hipster’ del agujero de Piecora. Este lugar era tan jodidamente frío, familiar y agradable. La comida era bastante buena, aunque me encantaron sus albóndigas en la hora feliz. No envuelva a Piecora en el gran debate sobre la propiedad de hipster en Capitol Hill. kamagra sobres Existía fuera de él, que era precisamente su encanto e importancia. Se remonta a un tiempo en el que comer no formaba parte de la investigación de mercado y las cosas eran mucho menos importantes. En un momento en que ninguna cantidad de taxidermia o cócteles maduros me informaba cuánto disfrute debería recoger de un lugar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *